domingo, 25 de julio de 2010

Palabras...



Era una tarde de otoño, sentados en la banca de un parque tranquilo, observábamos el cielo gris; nuestras manos estaban unidas y de vez en cuando suspirábamos, sin decir nada, disfrutando del silencio y la compañía del otro.

Entonces giraste tu cabeza hacia mí, y me miraste, lo sentí. No quise encontrar tu mirada y seguí escudriñando mi entorno en busca de un horizonte, perdiéndome en el infinito. Tú sonreías y me mirabas. Besaste mi frente, y desordenaste mi cabello

-¿Qué has hecho conmigo?. La pregunta sonó tranquila, curiosa, relajada.

-¿A qué te refieres? Mi mirada se dirigió al cielo sin prestar mucha importancia.

Como quien no quiere la cosa, tu también miraste hacia el cielo y dijiste despreocupadamente -Cuando estoy contigo me siento diferente. Sólo tú eres capaz de hacer que mi corazón lata de forma descontrolada y que al mismo tiempo, cuando estás tranquila junto a mí, la paz del mundo pueda sentirse en un instante, un instante que parece la eternidad...

No respondí, no sonreí, sólo te miré, tratando de entender que estabas tratando de decir

Tus facciones eran tranquilas, acariciaste mis labios con tus dedos

-Cuando estoy contigo en los días de frío mi alma se siente tibia, mi cuerpo encuentra abrigo a tu lado. Incluso en verano no siento el calor que desespera, porque tu presencia es como una brisa fresca, en tu boca encuentro el alivio de todos mis males

-¿Qué intentas decirme?

-Que te amo.

 "No, no puede ser"

El shock me invadió, quise gritar, quise reír, quise llorar...pero mi corazón no respondía, y mi mente me decía "Miente"

Después de decir que me amabas quisiste besarme, me alejé

-¿Que pasa? ¿Que tienes? Parecías un poco desconcertado, intentaste abrazarme.

-No...no

-¿Qué sucede?

Me levanté de la banca, buscaba poner más distancia entre nosotros

-¿Qué tienes?. Tu expresión era confundida.

-¿Por qué me dices que me amas? ¿Por qué ahora?. Las palabras salieron atropelladamente de mi boca

-Porque lo siento ¿Está mal?

-No puedes decirlo tan a la ligera

-¿A que te refieres?

-Tú no me amas

-¿Cómo puedes estar tan segura?

-Porque amar va más allá de este mundo. Amar significa entregarlo todo, no sólo vivir con ésa persona, si no vivir para ella.Porque el amor todo lo entrega y nada pide a cambio, se lleva de ti lo mejor para darte los momentos más dulces. Amar es el infinito, la inseguridad, el todo y la nada.

Estabas paralizado, yo respiré hondo; sentía la boca seca y un nudo en la garganta, quería parar pero era tiempo de decir lo más importante. -Cuando amas sólo pides la felicidad para ti y esa persona. Sin embargo, cuando sabes que esa persona ya no es feliz a tu lado, entonces sí debes amarla lo suficiente para dejarla ir.

No dijiste nada, me miraste reflexivo; tu sonrisa brillante y tus ojos castaños se habían apagado; lo sentía, tu corazón latía a ritmo acompasado, tus facciones estaban oscurecidas....Aún así tomé valor para hacer mi pregunta final

-Después de lo que te he dicho ¿Puedes decir que me amas?

Estábamos frente a frente.

Me miraste con intensidad, te acercaste a mí, tocaste mis hombros, me besaste y diste la media vuelta, alejándote con las hojas secas del otoño más frío de mi vida.

Todavía espero cada día en ése parque. No pierdo la esperanza y espero que vuelvas.


2 comentarios:

ChicaMonstruo dijo...

A estas alturas cada vez pienso más que cada uno tenemos nuestra propia definición de amor, por eso es tan complicado encontrar a alguien que te ame como tú quieras que lo haga.
Muy bonito. Y muy triste.

Litau dijo...

Ése es uno de los grandes problemas del amor. Jamás superable, pero elemento importante de un sentimiento de dos.