lunes, 4 de octubre de 2010

El amor en los tiempos del pescado.


Somos dos nadando en la nada
brillando con intensidad
buscándonos uno al otro
a pesar de estar en el mismo mar.

¿Es la oscuridad tan tormentosa?
¿Tu luz es la que ha cegado mi búsqueda?

Puedo sentirte flotar cerca de mí
pero no te encuentro
no te puedo ver
y me hundo en el vacío oscuro.

Sólo puedo dejar que mis alas sigan su rumbo
buscarte como aire de agua
hasta que mis branquias dejen de beber agua muerta.

2 comentarios:

Carlita dijo...

Bonito poema, te deja un sensación extraña al final. ah y la imagen de los peces esta genial. saludos

Litau dijo...

Muchas gracias. Creo que en sí traté de plasmar la sensación que me provocó ver esa imagen. Saludos :D